El Primer Cliente -parte 2

Nuestra historia continúa…

Como tarea, al día siguiente, debía tomar la lista y comenzar a llamarlos, en el orden en que los habíamos anotado, contándoles lo que estaba haciendo y solicitando su ayuda. No importaba si luego los iba a ver a la salida del colegio de la nena o en el club, debía llamarlos exclusivamente para charlar sobre su proyecto.

Carla así lo hizo, llamó al primero, al segundo, al tercero, hasta que los engranajes se comenzaron a mover, la recomendaron con otras personas, le solicitaron presupuestos y los pedidos comenzaron a llegar…

Todo negocio que se pone en marcha necesita tener clientes. Cuando los clientes existen no hay problema. Pero cuando no, el emprendedor debe comenzar por los contactos que ya tiene, sus amigos y conocidos. No descarte a nadie, ya que algunas personas que usted considera infaltables no responderán como esperaba y otras, a las que “no les tenía fe”, serán quienes más lo ayudarán.

Cada vez que en sus proyectos, pase un momento de incertidumbre, vuelva a la táctica de la “hoja con 30 nombres”, esto le permitirá repensar su problema y explorar posibles caminos, en lugar de quedarse encerrado y preocupado.

También es una forma de realizar acciones concretas, ya que al llamar al primer nombre de la lista, ya estamos generando oportunidades de realizar reuniones, de enviar muestras, de preparar pedidos, etc. Pasamos de “preocuparnos” a “ocuparnos”.

Lo importante no es la lista. Lo importante es creer en la lista.

Autor: Alicia Verna (Consultora especializada en Gestión Comercial- AV Consultores Pymes)

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s