El Primer Cliente – parte 1

 

Carla comenzó a realizar tortas, como hobby, para despejarse de la presión de su trabajo y encontrar su propio espacio. Las primeras no fueron perfectas, pero como lo disfrutaba, se inscribió en un curso de repostería y despertó suspiros de sus amigas y conocidas. Hasta que un día tuvo una fantástica idea: convertir su afición en un emprendimiento. 

Dedicó los meses de verano a organizarse: eligió el nombre, diseñó tarjetas personales, armó su sitio Web y desarrolló un álbum de fotos que era un primor…Los primeros pedidos fueron producto de un par de amigas y mamás del colegio de su hija, que le encargaban para cumpleaños o eventos familiares. Todo era realizado con mucho cariño y esmero. Pero llegó un día en que no había más cumpleaños de amigas y debió plantearse conseguir “el primer cliente”…

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo dejar de mirar hacia adentro del negocio y salir al mercado?  

Esta es una de las grandes barreras que enfrentamos los emprendedores en los primeros momentos del proyecto…ya que al inicio, la vorágine de organizar el proyecto nos consume toda nuestra energía, hasta que llega el día en que debemos enfrentar esta realidad (“que necesitamos clientes”) y debemos salir a buscarlos…

Carla preocupada, mate de por medio, me preguntó que podía hacer…

Acordamos anotar en un ahoja 30 personas que de alguna manera le pudieran recomendar a alguien que necesitara tortas caseras o que le pudieran aportar un contacto nuevo que le permitiera seguir realizando tortas.

Debían ser 30. Era un gran desafío, al principio los nombres surgían espontáneamente, los últimos nos costaron…

Continua…….

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s